Cultura

En Nariño germina la flor del emprendimiento

Por Damian Danilo Acosta

El fuego iridiscente que mana del atardecer naranja en la vereda San Francisco del corregimiento de Buesaquillo en Pasto es más intenso gracias a un grupo de campesinos, que funden su fuerza con el sudor que brota de su cuerpo para sembrar delicadamente semillas de girasoles, gladiolos, crisantemos, rosas y fresias.

“El trabajo con las flores es agradable porque trabajamos a campo abierto. Esto nos permite estar en libertad. La sola delicadeza de las flores es algo muy hermoso y por eso nos da gusto trabajar en comunidad. Nuestro grupo se ha convertido en una familia, nos ayudamos entre todos y estamos prestos a colaborar siempre.La venta de estas flores nos ayuda económicamente para sostenernos, para que nuestros hijos tengan una oportunidad de trabajo y vean en el campo una posibilidad de progreso”, expresó Miriam Gómez, integrante de la unidad productiva.

Esta unidad de trabajo nació como resultado del programa de formación en Emprendimiento, Producción y Comercialización de Cultivos Transitorios, brindada por el programa SENA Emprende Rural del SENA.

Durante la formación descubrieron que la alta fertilidad de sus suelo se debe al alto contenido de material orgánico que posee, en su mayoría de origen volcánico. Estas condiciones particulares para sembrar las flores, sumado a la disponibilidad de agua, temperatura, radiación solar y régimen de viento, los impulsó a crear su propia empresa:

Shantu. “Nuestra unidad productivo se llama Shantu, es tomado del nombre de una tela muy fina, suave y delicada y elegante, eso es lo que queremos transmitir con nuestras flores, impactando a nuestros clientes en Colombia y el exterior”, La instructora Liliana Gómez del programa SER llegó hasta los cultivos de Shantu. Después de 340 horas de formación, los productores de flores empezaron a dar forma a su emprendimiento.

Hoy en día los emprendedores comercializan sus flores en mercados locales, de allí surge la necesidad de acompañamiento permanente del programa SENA Emprende Rural, para poder incursionar directamente en puntos de venta y distribución a nivel nacional.

“El SENA nos dió 2 millones cuatrocientos mil pesos representados en semillas, abonos e insumos para nuestros semilleros. Primero preparamos las camas en el terreno, luego sembramos las flores para después fertilizar, abonar y reabonar. Ahora cultivamos de mejor manera nuestros girasoles, gladiolos, crisantemos, rosas y fresias”, expresó Marisol Buesaquillo, integrante de Shantu.

El programa SENA Emprende Rural ejecuta acciones de formación complementaria especial en las zonas rurales para la empleabilidad y la generación de iniciativas productivas bajo la estrategia de “aprender haciendo”, en los sectores agrícola, pecuario, agroindustrial, forestal, turismo, ambiental y servicios asociados entre otros.​

Es así como el SENA lleva formación pertinente a los corregimientos de la ciudad de Pasto, fortaleciendo la producción y comercialización de flores, impactando los mercados locales y nacionales.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo Más Leído Hoy

To Top